close
Noche estrellada en la Sierra de la Culebra

Hay lugares o destinos que el simple hecho de que nos cuenten con tanta pasión todo lo que ofrecen ya despierta en nosotros un interés especial. Algo ha hecho que apunte en mi libreta de próximos destinos este lugar: La Sierra de la Culebra.

Tras una larga conversación con el propietario de Campingred Sierra de la Culebra en la que me ha contado tantas cosas de este rincón de la Península Ibérica tan especial sólo me ha surgido una duda: ¿me voy en verano o en otoño?. ¿Qué me ofrece la Sierra de la Culebra que no tengo en otros destinos? Lo primero de todo, el silencio. Allí no hay ruido, solo los sonidos de la naturaleza.

Ir en verano a la Sierra de la Culebra me ofrece más de 500 kilómetros de senderos para hacer a pie o en btt, además tengo la posibilidad de ver el lobo en su hábitat natural o en semilibertad ya que hace unos meses se inauguró el Centro de Interpretación a pocos kilómetros del lugar donde me alojaré. También tengo la piscina del camping para darme unos buenos chapuzones pero lo que más me ha gustado es que muy cerquita del camping tengo ríos con piscinas naturales y un embalse con dos playas artificiales de arena y es que no hay nada como darse un baño natural. Si vais con peques les va a encantar bañarse en este lugar y además pueden pasar un rato muy divertido en el Parque de Aventura que tienen muy cerca del camping. El verano en este destino me ofrece también atardeceres de colores para contemplar mientras me tomo una cerveza y noches estrelladas para disfrutar del silencio.

Baños naturales

El que Enrique, propietario de Campingred Sierra de la Culebra, me comentara que la zona es Reserva de la Biosfera Transfronteriza y que además el camping está rodeado de Parques Naturales, me ha hecho dudar entre ir en verano o en otoño y es que me ha dicho que la provincia de Zamora es una de las mayores productoras de setas de España, entre ellas, tienen cuatro tipos de boletus y además la Amanita caesarea o también conocida como huevo de rey. Tanto en primavera como en otoño la mayoría de los restaurantes de la zona tienen un menú especial micológico, así que amantes de las setas, tenemos aquí el vergel. Otra cosa que me chifla es la berrea, ¿La habéis escuchado alguna vez? Recuerdo que la primera vez, se me pusieron los pelos de punta.

Vaya cuando vaya, me he anotado algunas cosas que no debo perderme y es comer por lo menos un día en el restaurante de Campingred Sierra de la Culebra, visitar los pueblos cercanos al camping, hay algunas joyas de la arquitectura tradicional rural que no debo perderme, iré por supuesto a ver el lobo, visitaré el Lago de Sanabria y sea verano u otoño, me mojaré los pies en las playas del embalse de Valparaíso mientras veo el atardecer y sobre todo disfrutare del silencio, de la tranquilidad y de la naturaleza.

 Atardecer desde el Camping Sierra de la Culebra

Ah, se me olvidaba, me alojaré en el camping de Enrique: Camping Sierra de la Culebra

Tags : campingcampingredciervoslobonaturalezapiscinas naturalessierra de la culebrasilenciotranquilidad

Comentar